Advierten contaminación tras colapso de una laguna de tratamiento de residuos en Pampagrande

644
La laguna de oxidación se "vació" debido al colapso. Foto: Gobernación de Santa Cruz.

La Gobernación de Santa Cruz anunció sanciones para el municipio por no adecuarse a normas ambientales, entre ellas, construir defensivos ante la cercanía con el río Los Negros.

Las lluvias que cayeron el fin de semana en Santa Cruz provocaron el colapso de la segunda laguna de tratamiento de aguas residuales o “aguas servidas”, del municipio de Pampagrande, provincia Florida del departamento. El hecho, registrado el domingo 11, se dio a consecuencia del desborde del río Los Negros.

Conocida la situación, la Gobernación cruceña desplazó una brigada técnica a la zona, la cual analizó varios parámetros del agua, como: conductividad eléctrica, sólidos totales disueltos, oxígeno disuelto, Ph, turbidez y temperatura. Con esa información, confirmó una contaminación de las aguas, en una primera instancia.

Por ello, la secretaria de Medio Ambiente, Cinthia Asín, advirtió a la población del municipio situado en los valles cruceños, que esas aguas “no son aptas para el consumo humano”, aunque hasta el momento no se registró mortandad de peces o algún daño a la vegetación de la zona. Empero, en 10 días se presentarán los resultados finales sobre coliformes fecales, materia orgánica biodegradable y nutrientes.

Asimismo, la autoridad departamental anunció una sanción para el municipio, ya que en 2014, cuando se presentó el proyecto de construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales, se evidenció que las lagunas estaban muy cerca del río Negro. “Si bien no estaban a orillas, estaban a una distancia menor a 200 metros”, aseguró en conferencia de prensa.

Mediante un oficio, la Gobernación advirtió que Pampagrande debía tomar medidas de prevención, entre ellas, construir defensivos para evitar contingencias como la que ocurrió. Pero, se evidenció que no se cumplió tal normativa.

El municipio en cuestión es productor de hortalizas. Asín dijo que la cantidad de agua que bajó (por el río Los Negros) permitió que los líquidos se diluyan y todavía sean aptos para el riego.