Aprenden cocina boliviana para preparar en el extranjero

1554

 

Adriana Olivera / La Paz

La Primera Escuela Hotelera y Turismo de Bolivia capacitó por segunda vez a extranjeros que llegaron a país para aprender nuestra gastronomía. En esta oportunidad fueron 14 estudiantes provenientes de Colombia, Perú y República Dominicana que llegaron para aprender platos de la gastronomía boliviana  que luego prepararán en sus respectivos países.
Al finalizar el curso, los jóvenes presentaron los platos típicos en una exposición que mostró comidas del Valle, Chaco, Andina y Amazónica.  “Dentro de este programa se tuvieron 11 instructores de diferentes temáticas, que van desde la parte cultural, musical, de danzas; incluso aprendieron a bailar cueca para conocer lo que es la cultura boliviana. Estos jóvenes se convierten en embajadores de la cocina boliviana”, expresó Guillermo Irahola, director de la Escuela Hotelera y Turismo.
“Aprendimos de las distintas regiones de Bolivia, sobre todo del Chaco que fue lo que nos tocó para nuestra presentación, nos tocaron unos tamales rellenos de charque y un guiso”, describió Fedelaida Ara Valdés de Republica Dominicana.
Sergio Torres, estudiante que llegó de Colombia fue parte del stand de platos de la Amazonia boliviana donde prepararon pastel de gallina, pan de arroz y copoazú. “Es una experiencia asombrosa e inolvidable, el conocer otras culturas te lleva a un amplio conocimiento y nos damos cuenta que no todos consumimos lo mismo, pues en Colombia no hay muchas cosas de las que probamos en este país”.
La estudiante del Perú, Mirtha Casiachi, exhibió la comida Andina, donde resaltó el charquekan orureño en forma de bocadito puesto sobre una papa, decorado con papel pinta boca de color morado. Así también una sajta de pollo con puré de papa en forma de bocaditos. El postre consistió en unas trufas de quinua, para completar el menú se añadió el jugo de mocochinchi. Los platos típicos entre ambos son parecidos, pero el preparado se lo hace diferente.
“Lo que más me gusto (preparar) fue el charquekan, porque a pesar de ser un poco salado, nosotros trabamos de que no lo fuera. Me encantó muchísimo, estoy enamorada de Bolivia”.
En el lado del Valle presentaron un pique macho, silpancho y trancapecho, sin dejar de lado la bebida de la chicha. El docente Alejandro Duarte, guio a los estudiantes en diferentes etapas. Señala que es un intercambio de culturas lo que realizan dentro del curso.

Publicidad-La-Región-02-modificado