Exponen frutos silvestres de la chiquitania

2112

Más de 20 expositores de diferentes comunidades de la Chiquitania expusieron una gran variedad de frutos silvestres y sus derivados. La almendra chiquitana se consolida como una fuente alternativa de ingreso económico para las familias.


Cecilia Requena Gallo

Almendra chiquitana tostada, galletas y refrescos de harina de almendra, así como pulpas, mermeladas, refrescos, licores, jarabes y helados de frutas silvestres como el pitón, guayabilla, guapurú, conservilla, mochochó, pesoé, sucá, asaí, totaí y lúcuma, entre otros, fueron parte de la oferta de más de 20 expositores que se hicieron presentes en la I Feria de Frutos Silvestres Comestibles de la Chiquitania que se llevó a cabo el pasado 7 y 8 de febrero en San Ignacio de Velasco. La actividad, que corresponde al programa Pro Bolivia, del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, fue organizada por la Fundación del Bosque Seco Chiquitano (FCBC), y la asociación Minga.

En el primer día de feria desde tempranas horas de la mañana llegaron desde diversas comunidades las asociaciones y productores para exponer lo mejor de su producción, que se destacó por la variedad de frutos y la oferta de productos derivados. De igual manera, la población de San Ignacio de Velasco se dio cita en las instalaciones de Minga, donde se realizó la actividad, para conocer, degustar y adquirir los productos ofertados.

Dulces sabores

Durante la feria se destacó la oferta de miel y sus derivados por parte de diferentes productores. La Asociación de Apicultores de la Provincia Velasco (Aprove) expuso miel pura, propoleo, caramelos de miel, galletas, panecillos y torta de miel. “La miel ha incursionado muy bien en la parte culinaria ya que es una alternativa más saludable a la azúcar, además de tener muchas más propiedades”, explicó María Luisa Áñez, presidente de Aprove.

Esta asociación, que funciona desde el 2003, involucra a 67 familias que se encuentran en las diferentes comunidades aledañas a San Ignacio de Velasco. El año pasado tuvieron una producción de 3000 kilos, y su meta es incrementar el volumen para formar parte del desayuno escolar del municipio.

DSC05445

De igual manera, los Apicultores de San Ignacio de Velasco (Apisiv) se hicieron presente con la oferta de miel. “Nuestra miel es de calidad porque no usamos agroquímicos, no está contaminada”, explica Magda Mabel Lozano, socia de Apisiv, a tiempo de señalar que la asociación está conformada por 12 familias. Algo que Apisiv destaca de su producción es que

son ellos mismos quienes elaboran todo el material apícola con el que trabajan. “Aquí el ganadero tumba y quema los árboles de toco porque su fruto mata a las vacas, entonces nosotros rescatamos estos árboles para hacer nuestras cajas de colmena”, señala Lozano.
Durante la pasada gestión, con cerca de 60 colmenas se llegó a producir 1000 kilos de miel, producción que fue enviada al por mayor a la ciudad de Santa Cruz. Sin embargo, esperan incrementar la cifra este año con 200 colmenas. Asimismo, para esta gestión tienen proyectado introducirse en la meliponicultura que consiste en sacar miel de ‘señorita’, un tipo de abeja que no pica y que produce pequeñas cantidades de miel que tiene la cualidad de ser medicinal.

“Hay abundancia de este tipo de abejas en estos bosques y por eso lo queremos aprovechar pero con responsabilidad, sin depredar. Además, como estas abejas no pican, muchas mujeres más van animarse a producir miel porque no va haber necesidad de protegerse con ningún traje especial”, puntualizó Lozano.

Relanzamiento de imagen

La feria fue el espacio ideal que encontró la asociación Minga para continuar con el trabajo de relanzamiento de su producto estrella: el café. El objetivo es introducirlo al mercado de Santa Cruz y se espera alcanzar la meta hasta fin de año, con una capacidad de venta estimada en dos toneladas.

DSC05469Actualmente el café Minga se procesa y comercializa en San Ignacio de Velasco, San Miguel, San Rafael, San José de Chiquitos y Concepción. “En toda la Chiquitania ya hay un pequeño posicionamiento del café y vamos a tratar de sacar un café supremo de mejor calidad, para exportación”, precisó Javier Fernández Dávila, responsable de transformación de Minga.

El último acopio de café llegó a reunir 55 toneladas, cifra que en dos años se espera incrementar a 80 toneladas y de ahí seguir creciendo con el apoyo de la Unión Europea, que es el principal promotor del relanzamiento del producto.

Variada oferta

Si algo no faltó en la I Feria de Frutos Silvestres Comestibles de la Chiquitania fue la variada oferta de frutos y sus derivados. Con el intenso calor en la jornada de exposición, los asistentes pudieron refrescarse con los diferentes refrescos de acerola, pitón, achachairucillo, guayaba y pintanga, entre otros.

DSC05485

De igual manera, las tablillas de maní, miel, leche, jalea y almendra fueron altamente demandados por los asistentes, en tanto que las galletas en base a almendra, sésamo, coco y maní endulzaron los paladares de los presentes.

“Estamos contentos con la masiva participación de las comunidades exponiendo sus productos. Esta feria era necesaria para mostrar las alternativas que se pueden incorporar a nuestro sistema productivo ante la necesidad de adaptarnos al cambio climático y nuestro refugio es el bosque seco chiquitano, este que nos ofrece una variedad de frutos de productos no maderables para que podamos generar ingresos a las familias”, concluyó Juan Romero, presidente de Minga.

Almendra Chiquitana apunta a incrementar su producción

DSC05542
PRODUCTO. Con el apoyo del programa Pro Bolivia hasta la fecha se han plantado cerca de 10 mil plantines en San Ignacio de Velasco, de un total de 35 mil que se tiene proyectado. La meta es incrementar en un 20% la producción actual.

A cuatro meses de haber iniciado el proyecto Consolidación Local de las Cadenas de Valor de la Almendra Chiquitana, a cargo de Pro Bolivia, del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, cerca de 10 mil plantines han sido plantados en San Ignacio de Velasco, en tanto que otros 10 mil quedan pendientes para ser introducidos en el mismo municipio, y otros 15 mil en Concepción, haciendo un total de 35 mil plantines.

“En algunas comunidades es parte de la arborización comunal, por eso se los ha plantado en escuelas y calles. Luego hemos ingresado a los chacos y hemos introducido la almendra en sistemas pastoriles y agroforestales”, explica Rudy Guzman, coordinador del programa. El objetivo es ampliar la base productiva de almendra en un 20% a efecto de contar con mayor producción y satisfacer el mercado creciente de la almendra.

Para ello, Pro Bolivia dotará de infraestructura para mejorar el equipamiento de la planta de procesamiento de almendra de San Ignacio de Velasco, brindará asistencia técnica a los productores y consolidará más de 15 centros de acopio en las comunidades afiliadas a la Asociación de Grupos Mancomunados de Trabajo MINGA, que aglutina a cerca de 350 familias.

DSC05482Pero no sólo el incremento de la producción es prioridad en el proyecto, sino además la producción de productos derivados en base a almendra. Es así que se logró suscribir un convenio con el municipio de San Ignacio de Velasco para la incorporación de galletas de almendra y bebidas de harina de almendra en el desayuno escolar.

De igual manera, durante la I Feria de Frutos Silvestres Comestibles de la Chiquitania, la oferta de productos derivados de almendras fue alta y variada. El visitante podía encontrar desde galletas, tablillas, sopa, hasta chocolate de almendra. “Es importante crear el ícono de la almendra chiquitana, que sea parte de la identidad cultural porque es un producto que siempre ha existido en las comunidades y lo que queremos es recuperar su uso y que el pueblo se identifique con esta planta”, explica Guzmán.

En la gestión 2014 Minga acopio 1500 kilos de almendra chiquitana y este año se espera acopiar 4000 kilos.

 

LOGO LA REGIÓN☎ Celular: +(591) 70079347 (Doly Leytón Arnez)
✉ Email:       prensa@periodicolaregion.com
✉ Email:       prensa.laregion@gmail.com