Ubicado en la ribera oeste del río Piraí y a tan sólo 15 minutos de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, La Rinconada es un oasis de 4 hectáreas que transporta a los visitantes a los hermosos paisajes amazónicos. Un lugar en constante crecimiento e innovación, La Rinconada promete un abanico de experiencias conectadas con la naturaleza e ideales para alejarse del ruido y estrés de una ciudad acelerada.

170112_090-099
Foto: © Rubén Dario Azogue

Cecilia Requena Gallo

Corría el año 1984 cuando Tonchi Ribero, un ingeniero mecánico de profesión pero paisajista por vocación, vio por primera vez, en la ciudad de Santa Ana del Yacuma (Beni), a la majestuosa Victoria amazónica. Sus hermosas flores, sus colores vibrantes, y su particular tamaño que se imponía en el paisaje, lo deslumbraron. Lo que inició como un viaje laboral más, se transformó en un descubrimiento que germinó un sueño: construir un paraíso digno de una Victoria.

Tuvieron que pasar 15 años para que Ribero empiece a dar forma a su sueño. En 1999 adquirió 3 hectáreas e terreno en la ruta a Porongo, en la zona del Urubó. “Era una hondonada profunda donde corría el agua de lluvia. Todos decían que era topográficamente agresiva por las exageradas pendientes”, explica don Tonchi.

19032016-IMG_0165
Foto: © Sergio Ribero

DATOS

– Ubicado en el Km 7 del camino a Porongo. A sólo 15 minutos de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

– Si no cuenta con transporte propio puede optar por el servicio de taxis que se encuentran en el ingreso al puente Urubó (4to. Anillo y Av. Equipetrol).

– Atención de Martes a Domingo, de 9:30 a 18:00 hrs.

– Facebook: La Rinconada

– larinconada.com.bo

En el año 2000 se empezaron los trabajos para adecuar el terreno y construir la laguna. Al año siguiente, en septiembre del 2001, y una vez que la laguna se llenó con agua de lluvia, se recolectaron 26 ejemplares de la planta acuática de un curichi ubicado en el camino entre Trinidad y San Ignacio de Moxos. De todas ellas, sólo una sobrevivió y produjo las semillas que germinaron en la siguiente primavera. Así se iniciaba el espectáculo más vistoso y característico de La Rinconada.

Pero decidir el cómo compartir la belleza de estas plantas fue algo que don Tonchi descubrió poco a poco. De inicio tenía planeado construir un pequeño condominio con la laguna como punto focal. Sin embargo, cuando el auge inmobiliario se vino abajo y luego de una experiencia en la que invitó a amigos y familiares a visitar la laguna y muchas de las victorias amazónicas quedaron prácticamente destruidas, se replanteó la forma en que las conservaría.

14122016-IMG_2408
Foto: © Sergio Ribero

Un restaurante campestre fue la respuesta. De esta manera podía definir los espacios y dejar la laguna como el principal atractivo pero sin que los visitantes dañen las plantas. Abría así sus puertas, en el 2003, La Rinconada.

Batiendo récords

A medida que La Rinconada iba creciendo, también lo hacían de una manera muy particular las victorias amazónicas. Sin que se lo propusieran, el ambiente protegido de los fuertes vientos por plantas tropicales y con el abono de los restos orgánicos de cientos de carpas japonesas koi que fueron colocadas en la laguna para el deleite visual de los comensales, dieron lugar a hojas de tamaños inusuales. Es por ello que en diciembre de 2005, con el asesoramiento de la bióloga Luzmila Arroyo, decidieron inscribir en la organización científica victoria.adventure.org una hoja de 2,78 m de diámetro como “la mayor hoja de Victoria jamás registrada”. Se batía el primer récord.

DSC_8816mod
Don Tonchi Ribero explica los inicios de La Rinconada, un trabajo que continua creciendo y que tiene como su mayor orgullo el registro de la hoja de Victoria amazónica más grande del mundo. Foto: © Cecilia Requena Gallo

Los años posteriores las plantas alcanzaron mayor tamaño hasta que en el 2012 se registró un ejemplar de mayor dimensión hasta la fecha: 3,20 m. Todo una hazaña considerando que es 67% más grande que la hoja registrada actualmente en los Guiness Record: 2.40 m. De ese registro récord hoy queda el Museo de la Hoja, donde se encuentra precisamente una réplica idéntica en fibra de vidrio realizada por los escultores Juan Bustillos, Julio Vargas e Iver Arancibia.

Una experiencia en cada paso

La Rinconada fue planeada para que sin importar el lugar donde se encuentre el visitante la naturaleza sea parte de la experiencia. Es así que tras cruzar sus puertas, se inicia una aventura donde este mensaje se encuentra hasta en el mínimo detalle. Los senderos que llevan a cada uno de los espacios fueron creados rompiendo el estándar de línea recta para desconectar al visitante de la cotidianeidad de la ciudad. “Mantuvimos los terrenos ondulados para que la gente pueda ir por los caminos sinuosos, subiendo y y bajando y de esa manera la experiencia se intensifique aún más”, asevera don Tonchi.

SENDERO ELEGIDO
Foto: © Sergio Ribero

Esta filosofía, sumada al impecable trabajo paisajístico, se aplicaron en cada uno de los atractivos con los que hoy cuenta La Rinconada: Cascadas y piscinas, la Laguna de Victorias, el Muelle de Carpas Koi, el Acuario Amazónico, el Rincón de los Gigantes Verdes, el Sendero de Helechos, Toboganes, el Rincón del Camba Soñador, el Andarivel, los Carritos, el Bosque Lluvioso, el Refugio de Tucanes, el Museo de la Hoja y La Cabaña de Hamacas.

18032016-IMG_9613
Los impecables detalles en paisajismo se reflejan en hermosos escenarios dignos de un paraíso tropical. Foto: © Sergio Ribero

Todo ello ha dado como resultado un oasis de belleza natural. No por nada don Tonchi ha presenciado de cerca reacciones que nunca va olvidar. “Recuerdo que una señora bastante mayor llegó al borde de la laguna, que justo en ese momento estaba lleno de victorias, se quedó ahí mirando en silencio y lo único que hizo fue llorar. Su emoción me contagió porque ella de verdad sintió algo grandioso, la belleza y colorido de las plantas. Fue una increíble experiencia”.

La aventura que nunca termina

Para don Tonchi Ribero La Rinconada sigue evolucionando y acepta ese desafío con entusiasmo. Él siempre está buscando la manera de crear nuevos espacios y ofrecer nuevas experiencias y sensaciones a los visitantes. En estos días se mantiene ocupado con dos nuevos atractivos: el Cactario y la Jungla. En el Cactario o Jardín del Desierto, se están plantando cactus de las zonas de los valles cruceños y del sur del país. La parte central de este espacio, y bajo la sombra de un hermoso jorori, cuenta con varios columpios para que los visitantes puedan sentarse a disfrutar del paisaje.

El Cactario o Jardín del Desierto es el proyecto más reciente de Don Tonchi. En este espacio están habilitados varios columpios para que el visitante pueda disfrutar del paisaje. Foto: © Cecilia Requena Gallo

La Jungla por su parte consistirá en un circuito alrededor de una laguna donde las personas deberán atravesar diversos desafíos como puentes de troncos, colgantes, flotantes, pasar por cuevas y caídas de agua, y atravesar el estanque colgándose de una liana. Toda una aventura para grandes y chicos.

Don Tonchi recorre La Rinconada apreciando cada espacio y consciente de que el trabajo nunca termina. Foto: © Cecilia Requena Gallo

Pero el desafío más grande en puerta es la construcción de cabañas. Durante mucho tiempo los visitantes habían estado pidiendo un espacio para alojarse y quedarse a dormir en La Rinconada, y con el apoyo de sus cuatros hijos, todos ellos involucrados en el emprendimiento, don Tonchi decidió finalmente dar ese paso.  Será en un espacio donde en una hondonada irán cascadas y toboganes para que las cabañas tengan vista a estas piscinas y sean de uso exclusivo para los huéspedes.

Todavía no se tiene una fecha para la habilitación de este nuevo espacio pero don Tonchi asegura que como este nuevo proyecto, aún tiene muchos más que realizar, siempre con la mente en transmitir su mensaje y lograr que la gente aprecie la belleza de la naturaleza y  así entienda lo importante que es conservarla. “La Rinconada te transporta a ese pequeño paraíso que es necesario que cada cierto tiempo lo sintamos y lo vivamos. El estrés, la vida acelerada y la tecnología nos están creando una sensación de vacío que La Rinconada puede llenar. La gente que nos visita se va con una sensación de plenitud y con la energía necesaria para volver a  encarar el trabajo del día a día. Quien quiera sentir eso que venga a La Rinconada, lo vamos a esperar con los brazos abiertos”.


El alma de un paraíso

170112_010
Los menores son quienes más disfrutan del colorido espectáculo que brindan las cientos de carpas japonesas koi. Foto: © Rubén Dario Azogue

Desde que La Rinconada abrió sus puertas, primero como restaurante y luego ampliándose a un ecoparque, el corazón de este lugar siempre ha sido su laguna. Es el centro focal de todo el emprendimiento y donde cada año, desde octubre a febrero se ve nacer y alcanzar su máximo esplendor a la reina de la casa: la Victoria amazónica.

2
Hermosos ejemplares de garza han hecho de La Rinconada su hogar. Foto: © Sergio Ribero

Es éste también el hogar de cientos de carpas japonesas koi que hacen de la laguna un espacio aún más vibrante con sus coloridas escamas y la avidez con que se alimentan. Son los niños quienes más disfrutan de este espectáculo en el que los peces prácticamente sacan todo el cuerpo del agua para alcanzar el alimento que les brindan. “Apreciar su movimiento y colorido es algo mágico y eso es importante para nosotros, poder brindar ese contacto visual e inclusive físico con los peces”, asegura don Tonchi Ribero.

Delicias para paladares exigentes

14122016-IMG_2456
Foto: © Sergio Ribero

Con una vista inmejorable de la laguna y el espectáculo de las victorias amazónicas, las cabañas de espacio abierto, donde se encuentra el restaurante complementa la experiencia de un ambiente campestre.  El buffet, por ejemplo, está hecho al estilo de las cocinas de campo, que son de barro y ladrillo grueso. Para calentar la comida se usa carbón, y aunque no se llega a hacer el fogón mismo, la sensación es distinta con el aroma y la calidez de la comida de campo.

El restaurante ofrece un amplio menú de platos a la carta de martes a viernes, mientras que los fines de semana y feriados el visitante puede degustar del buffet de comida nacional e internacional. Además, todas las tardes se sirven masitas típicas para la hora del té.

Piscinas con caidas de aguas y cascadas

El ecoparque cuenta con cuatro piscinas para grandes y chicos, además de cascadas con alturas de 8 a 10 metros que son el principal atractivo de estos espacios. Las piscinas tienen formas naturales, con caídas y rodeadas de piedras y bastante vegetación para acercar lo más posible a la experiencia de bosque tropical.

170112_028
Foto: © Rubén Dario Azogue

Una de las piscinas, destinada para los más pequeños, ha sido decorada con figuras de animales hechas de concreto. Es así que los niños pueden disfrutar del agua a lado de divertidas ranas y víboras que botan agua por la boca, además de caracoles, tortugas y tucanes, que vigilan atentos desde la orilla.

Diversión para chicos y grandes

IMG_0918
Foto: © Sergio Ribero

El parque infantil con toboganes y sube y bajas no es sólo para los más pequeños, si no para los niños que todos llevamos dentro. Así lo asegura don Tonchi Ribero que explica que los juegos fueron hechos para soportar el peso de personas adultas. “Incentivamos el contacto de las personas con los animales mediante los juegos que tienen forma de caimanes, ranas, y elefantes”.

170112_240
Con divertidos rostros hechos con diferentes tipos de plantas, los Gigantes Verdes son una parada obligatoria para los visitantes. Foto: © Rubén Dario Azogue

Y al fondo de este espacio de juegos se encuentra uno de los más requeridos para las fotos: El Rincón de los Gigantes Verdes. Son jardines volumétricos con forma de divertidos personajes, cada uno con una peculiar ´personalidad´. Los rostros están cubiertos con plantas rastreras mientras que para el cabello se utilizó otro tipo de plantas. Cada uno tiene una expresión distinta, diferentes tonos de piel, y es algo que los visitantes disfrutan mucho.

Acuario amazónico

El acuario amazónico es un pequeño espacio donde se albergan cerca de 40 especies de peces de la Amazonía de Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Venezuela y Brasil. “Lo lindo de esto es que uno no se imagina que los peces de agua dulce puedan ser tan coloridos. Además, en los acuarios de agua dulce uno puede hacer paisajismo porque todas las plantas que tenemos son naturales y funciona muy bien la combinación de colores de los peces y las texturas y alturas de las plantas”, destaca Ribero a tiempo de mencionar que este espacio tiene como fin que la gente sea consciente de no destruir los ríos para preservar estas especies.

Relajación, aventura y adrenalina

IMG_0142 1 copia
El Rincón del Camba Soñador, un espacio que invita a entrar en contacto con la naturaleza. Foto: © Sergio Ribero

La Rinconada garantiza emociones para todos. Para los más tranquilos, el Rincón del Camba Soñador es el ideal. Ahí el visitante encontrará una escultura de un camba echado sobre el césped y lo invitará a relajarse a su lado, una experiencia que estimula el contacto con los elementos naturales.

El toque de aventura no puede faltar y los visitantes lo encontrarán en dos espacios. Uno son los toboganes, y otro es el andarivel, donde las personas subirán su adrenalina lanzándose desde las alturas.

09
Foto: © Sergio Ribero

25032016-IMG_9817

Foto: © Sergio Ribero

Vegetaciones y microclimas

Más de 400 especies vegetales tropicales incluyendo palmeras, árboles, arbustos y plantas cubiertas de flores forman parte del paisaje de La Rinconada. Las estrellas son las victorias amazónicas, las bromelias y los helechos. Este último cuenta con un sendero exclusivo que alberga cerca de 35 variedad de helechos.

IMG_0504-2
Foto: © Sergio Ribero

Si bien  hay una gran variedad de estas plantas, el dueño de La Rinconada asegura que aún tiene una asignatura pendiente y es la de conservar los helechos gigantes. “Mi idea es que alcancen una altura de 4 a 5 metros para que la gente pueda entrar debajo de ellos y al levantar la mirada al cielo, ver las hojas recortadas como encajes”.

Al final todo se trata de que el visitante pueda vivir la naturaleza de distintos lugares sin ir muy lejos. Es precisamente pensando en ello que don Tonchi decidió recrear un pequeño microclima del bosque lluvioso. Su deseo nació de una experiencia personal que vivió en la zona de Chipiriri, en el Chapare, lugar considerado como el de mayor precipitación pluvial de Bolivia. “En general, todos nos escapamos de la lluvia, pero recibirla y sentirla es una sensación muy especial”.

25032016-IMG_9618
Durante un minuto los visitantes se pueden trasladar a un microclima de bosque lluvioso. Foto: © Sergio Ribero

Al entrar en el pequeño espacio el visitante encuentra vegetación propia de un bosque lluvioso: helechos, líquenes, musgos y bromelias. Pero la magia viene al apretar un botón en el ingreso que activa una lluvia que simula este microclima. Este efecto refrescante dura un minuto, el tiempo aproximado que toma recorrer el sendero. En las tardes soleadas la aparición de un arcoíris hace de esta experiencia un momento inolvidable.

Eventos sociales y sesiones fotográficas

170112_228
Foto: © Rubén Darío Azogue

Con una capacidad para atender a 400 personas, La Rinconada ofrece un escenario insuperable para realizar todo tipo de eventos sociales: desde bodas, cumpleaños, bautizos hasta actividades empresariales como talleres y seminarios o festejos institucionales. El personal está capacitado para brindar un servicio de primer nivel.

1
Foto: © Sergio Ribero

De igual manera, los naturales ambientes se convierten en escenarios ideales para inmortalizar los mejores momentos. Las sesiones fotográficas se programan para realizar fotos comerciales, de bodas, de pedidas de mano o para guardar el recuerdo de la dulce espera.

LETRERO TALLADO
Foto: © Sergio Ribero

Para más información sobre cualquiera de estos servicios comunicarse con el teléfono 322-1622 o al correo  info@larinconada.com.bo

Datos-Precios

Lee en línea nuestra revista digital.

Descarga gratis nuestra revista mensual

16426438_10154474210575805_1239584951_n

Contáctanos

Firma-Doly Leytón