Texto La Región / Fotos Museo Ictícola

Pesa 110 kg y mide 2,05 metros de largo. Entre todos los especímenes que se exponen en el Museo Ictícola del Beni, dependiente de Centro de Investigación de Recursos Acuáticos (CIRA), este ejemplar está entre las mayores atracciones. Niños y adultos, por igual, no reparan en quedarse por varios minutos a observarlo. Es una de las especies más nuevas capturada en el río Beni, el 2013, según indica el guía. Se trata del Paiche (Arapaima gigas), el pez más grande de escama de la Amazonía boliviana y el más grande en los acuarios de este atractivo turístico.
Con el mismo peso que el “rey del acuario”, pero con cinco centímetros menos de longitud compite por la atención del público el pez gato, que pertenece a la familia de los bagres y tiene las características de un tiburón de mar. Es la Piraiba (Pseudoplatystoma filamentosum), el pez más grande de piel de la Amazonia nacional.


Al avanzar por los pasillos, donde el visitante está rodeado por peceras de diversos tamaños, en una de ellas llama la atención un efecto en el agua ocasionado por las descargas que emiten las anguillas eléctricas (Electrophorus electricus). Estos ejemplares pesan unos 10 kilos y miden 1,90 metros.
Si bien en el Beni hay una gran variedad de especies de animales de tierra y agua, una de las más queridas y por las que todos se enorgullecen es el bufeo o delfín de agua dulce (Inia boliviensis) que también puede ser admirado en este lugar. “Muchos turistas llegan atraídos para conocer más información sobre esta especie. El bufeo o delfín de agua dulce forma parte de la “Ruta del Bufeo”, así que los turistas después de realizar su travesía por el río Mamoré llegan aquí. Actualmente el CIRA-Museo Ictícola es parte de la conservación de esta especie”, comenta Federico Aulo, director del CIRA.


Entre las especies raras que se pueden observar en este repositorio se encuentra el Candirú (Vandellia cirrhosa,) llamado “pez vampiro”. Aulo explica que es uno de los peces más pequeños pero a su vez más escalofriantes de la zona amazónica. El especialista comenta que se trata de un pez muy temido porque se aloja en los orificios naturales de las personas o bañistas que ingresan desnudos al río. El amoniaco que se elimina en la orina es lo que los atrae.
El Candirú es muy bien conocido por las historias de incidentes que se han popularizado, incluso se han difundido temibles desenlaces de bañistas en diferentes programas televisivos internacionales. Por ello, no es raro que muchos turistas nacionales y extranjeros pregunten por esta especie en particular. Otro ejemplar exótico es el Pez lenguado (Hypoclinemus sp), llamado también pez hoja, porque tiene la coloración que se asemeja a la de una hoja.
La Universidad Autónoma del Beni (UAB) creó en 1981 el Centro de Investigación de Recursos Acuáticos (CIRA) con el fin de realizar estudios científicos. Hoy en día el este lugar cuenta con 320 especies de colección en exhibición y una base de datos de ictiología con un registro de 430 especies. Según el director de este sitio, se trata de los museos más completos de Bolivia. El centro está formado por las áreas de ictiología y piscicultura de lagartos.

Ubicación: Campus universitario “Dr. Hernán Melgar Justiniano” de la Universidad Autónoma del Beni “José Ballivián”, final Av. Japón a 2,5 kilómetros de la ciudad Trinidad.
Horario de atención: Lunes a viernes de 07:30 am a 12:00 / 14:30 a 18:00 y sábados de 08:00 a 12:00.
E-mail: museoicticola.beni@gmail.com
museoicticola@uabjb.edu,bo

Telf: 46-39205
Cel: 72814292 -77847836

 


Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos de este portal en plataformas de medios de prensa locales o internacionales, sin autorización previa de la Agencia de Noticias La Región. Solicite información a prensa@periodicolaregion.com 

REVISTA LA REGIÓN