Publicita en La Región, se parte de las empresas que apoyan la difusión del lado positivo de Bolivia. Impulsemos juntos la actividad turística.

Fotos y texto: Doly Leytón Arnez

Una palmera de gran altura y un imponente árbol de copa amplia hacen de pórtico natural al ingreso de “Gaia, espíritu de la Tierra”, el primer parque escultórico de Bolivia instalado en medio de la naturaleza en el Biocentro Güembé, en Santa Cruz.

Un sendero construido con pequeños ladrillos colocados en forma serpenteante sobre el piso de tierra guía al visitante hacia cada pieza de arte. La primera, de las once esculturas talladas en piedra, tiene un color negro intenso. Esta obra bautizada por la artista Giancarla Muñoz Reyes con el nombre de “ADN” fue labrada en basalto, una piedra negra que tiene un brillo enigmático. A pocos pasos, se puede observar otra escultura del mismo material.

Cada parada es sorprendente por la creatividad y el acabado de las obras. En una pequeña fuente salta a la vista una pareja de delfines que parecieran revolotear por el efecto de los chorros de agua. Fueron tallados en sodalita, una hermosa piedra semipreciosa, según explica la autora.

El sonido del agua se fusiona con el trinar de las aves. Varias mariposas de colores revolotean sobre las flores que adornan todo el recorrido y por entre las ramas, donde se observan varias especies de orquídeas, aparece una curiosa ardilla.

Dejando atrás ese mágico momento nos acercamos a un espacio cargado de romance. Un espiral ascendente tallado en piedra guía la mirada hacia “El Beso”, la obra que refleja un momento íntimo entre una pareja.

A unos metros, una figura humana que tiene por columna los rasgos de un patujú abraza la tierra y transmite un fuerte mensaje de protección de la naturaleza. A lo largo del recorrido, además de las obras se pueden ver mensajes tallados en madera que te invitan a conocer, a entrar en temas profundos de la vida, del ser humano y del planeta.

Es imposible describir en su totalidad lo que se siente al pasear por estos senderos cubiertos por frondosos árboles y rodeados de plantas y flores. Es un parque que invita a la reflexión, al silencio, al reencuentro con uno mismo.

Un buda, figuras basadas en la esencia cósmica y hasta un dragón de la abundacia son también parte de este recorrido que nos muestra la belleza de la naturaleza labrada en piedra.

La inauguración será el 7 de diciembre

La artista Giancarla Muñoz Reyes trabajó con varios tipos de piedras para sus esculturas.

“Gaia, espíritu de la Tierra” será inaugurado este jueves 7 de diciembre en Santa Cruz, en el Biocentro Güembé.

Además de ser un nuevo atractivo dentro del parque privado, que cuenta también con áreas biológicas y piscinas, se pretende consolidar como un espacio para desarrollar eventos culturales y artísticos, según explicó Andrea Oña, gerente de Marketing de Güembé.

Si bien en algunos espacios del parque ya se podían apreciar obras de la artista, con este trabajo se concentra en un solo lugar once piezas talladas en diferentes tipos de piedra como el basalto, granito comanche, sodalita y mármoles que dan vida a once esculturas que hacen alusión al hombre y la naturaleza.

La artista Giancarla Muñoz Reyes comenta que trabajó durante varios años en la ejecución del proyecto ideado en conjunto con el artista Huallipo Urioste y Carlos Reznicek, propietario del Biocentro Güembé.

El biocentro Güembé está ubicado en el Kilómetro 5, camino a Porongo, desvío a Las Cruces / Zona del Urubó en Santa Cruz de la Sierra
Redes Sociales: @BiocentroGuembe
Contacto: 3 3700700
Costo de entrada: Bs. 180
Está abierto de lunes a domingo, todo el año, desde las 8:30 hasta las 18:00

REVISTA LA REGIÓN

Para leer en línea ver: http://bit.ly/LaRegión38  Descarga directa en pdf a un sólo clic: http://bit.ly/2A7Eils

 


Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos de este portal en plataformas de medios de prensa locales o internacionales, sin autorización previa de la Agencia de Noticias La Región. Solicite información a prensa@periodicolaregion.com