Texto: Gabriel Díez Lacunza / Fotos: Luis Salazar

– Cómo llegar: Abordar un vehículo de transporte interprovincial desde la terminal de Minasa en la Paz con dirección a Irupana. Una vez en ese municipio se puede ir en taxi hasta la propiedad Río La Planta en la comunidad Maticuni.
– Duración del viaje: Desde La Paz a Irupana el viaje dura entre cuatro a cuatro horas y media. Desde Irupana a la comunidad Maticuni el viaje oscila entre los 15 a 20 minutos.
– Servicios: La propiedad Río La Planta cuenta con servicios básicos.
– Contactos: 73536993 – 74035553

Unos dos kilómetros arriba de la propiedad del matrimonio Pinto Chávez, los integrantes de una banda local ensayan una morenada. Él, don Rodolfo Pinto, viste camisa blanca y jeans. Ella, doña Mirtha Chávez, está lista para bailar en la fiesta de su comunidad, Maticuni, la cual está a 15 minutos de Irupana, en el departamento de La Paz. Ambos se toman un tiempo para mostrar las mesas de piedra loza que fabrican y para conversar sobre los planes de convertir su terreno en un espacio de camping destinado al turismo.

Su propiedad está bautizada como Río La Planta porque, según recuerda, décadas atrás en el lugar existía un generador de electricidad, una especie de planta energética, que permitía a Maticuni y a otras comunidades cercanas tener luz. Desde entonces, el río que atraviesa su terreno y los alrededores de éste son conocidos como La Planta.

“Nosotros donamos estas mesas para la gente que se accidenta y hacemos rifas a nivel municipio, a nivel yungas incluso”, comenta Mirtha, mientras muestra dos mesas redondas y una rectangular. Un par de horas antes, sus cabellos rojizos adoptaron la forma de trenzas para que pueda participar en los festejos comunales del 15 de julio.

Mesa de piedra.

Si bien desde hace 10 años explotan la piedra loza para la fabricación de mesas, aún no lograron destinar tiempo para concluir su vivienda. Esto último y el adaptar este espacio para camping turístico son tareas que planean terminar a corto plazo. De hecho, Rodolfo ya avanzó atajando parte del río con piedras para crear dos pozas. Así, ellos y los visitantes podrán disfrutar del clima con una “buena piscina natural”.

“Pasando el tiempo uno se acostumbra al sonido del río, aquí la gente duerme tranquila”, comenta Mirtha a escasos cinco metros de la corriente de agua. En los alrededores existen papayales y naranjales. Al frente, al otro lado del río, que tiene por lo menos cinco metros de ancho, se eleva casi a 90 grados una montaña de piel verdosa. A 100 metros de ese punto, siguiendo el cauce, se ubica la veta de piedra loza y también el taller donde se realizan los cortes.

Para llegar a ese lugar es preciso atravesar un delgado puente de madera que apenas es más ancho que un zapato. Una vez del otro lado hay que avanzar sobre un sendero que los esposos Pinto Chávez trazaron, moldearon y, finalmente, esculpieron. Para mostrar el sitio, don Rodolfo encabeza la fila, detrás de él va su esposa y dos canes que se muestran bastante hábiles y conocedores del camino. Arnold, denominado así por el actor Schwarzenegger, y Toto son los nombres de estos animales.

A escasos metros de la cantera, don Rodolfo se calza unos guantes de cuero y sostiene un bloque de piedra y lo coloca encima de una mesa de madera. Al medio de ésta se encuentra un sistema de cortado que consta de una sierra circular que se activa con electricidad.

Mirtha realizando los cortes para dar forma a las mesas de piedra.

Entretanto, doña Mirtha se pone un mandil grueso además de guantes y, una vez el bloque pétreo en posición, hace la demostración de cómo se realizan los cortes. De manera habitual trabajan en este sitio dos obreros, los cuales –dependiendo la demanda– en un día pueden fabricar hasta dos mesas de entre un quintal (46 kg) y 80 kilos cada una.

Para trasladar las piezas recortadas Rodolfo inventó un sistema de poleas y cables en el cual es posible transportar las pesadas láminas, que se colocan sobre una plataforma, hasta el extremo donde está su vivienda y donde en un futuro cercano se habilitará el sector de camping. El recorrido de unos 100 metros sobre el aire representa ahorro de energía y de tiempo.

Sistema de poleas para trasladar las pesadas láminas de piedra.

Si bien una parte importante de las mesas que fabrican las destinan a donaciones para rifas en beneficio de personas accidentadas, también fabrican estos muebles para venderlos y generar un ingreso. Mientras Arnold y Toto vuelven de la cantera, Mirtha afirma que como emprendedores necesitan ayuda financiera para crecer. “Nos conocen en todo lado, ayudamos siempre a todo lado aquí en la región”.

Siempre con el sonido del río de fondo, Rodolfo cuenta que la economía del habitante de los Yungas es “tan diferente” que cada que existe un accidente o una persona enferma, ceden las mesas que fabrican para que las rifen en eventos de beneficio. “Es algo que nos nace del corazón”, comenta.

Cuando habla del potencial turístico de su propiedad, de lo primero que habla es de la belleza del río con cascada incluida y, a continuación, hace referencia al apoyo del que habla su esposa para montar un proyecto turístico. Sin embargo, la intención y la decisión de destinar ese espacio al camping es un hecho.

Casi una hora después de iniciada la visita a este terreno doña Mirtha se excusa para terminar de alistarse pues ya se acerca el momento de participar en la fiesta de la comunidad. Su esposo saca una gaseosa y unos vasos para saciar la sed. La noche se asoma y el aire fresco ya se siente en el ambiente. A lo lejos se escuchan los acordes de una cueca paceña, es la banda de Maticuni. Este matrimonio está a meses de concretar su proyecto de mejora del lugar para recibir turistas. Ella es de La Paz, él de Irupana.


Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos de este portal en plataformas de medios de prensa locales o internacionales, sin autorización previa de la Agencia de Noticias La Región. Solicite información a prensa@periodicolaregion.com 

La Región difunde sus contenidos gratuitos gracias al apoyo de sus auspiciantes. Únete a nuestras empresas amigas y publicita en nuestra próxima edición impresa.
La Región difunde sus contenidos gratuitos gracias al apoyo de sus auspiciadores. Únete a nuestras empresas amigas y publicita en nuestra próxima edición impresa.

Lee en línea o descarga gratis en pdf nuestra revista

revistas-descarga

Firma-Doly Leytón