Tiwanaku añade un observatorio astronómico a su oferta turística

757
Anuncio

Gabriel Díez Lacunza / Tiwanaku, La Paz

Han pasado seis meses desde el día en que Manuel de la Torre terminó de montar el Complejo astronómico andino “Chakana”. Se trata de unos ambientes que forman parte de la nueva oferta turística de Tiwanaku. Este centro especializado está ubicado a 50 metros del museo Cerámico en este municipio paceño.

Apenas asoma la noche, De la Torre hace la invitación para conocer las dos salas de las que consta este lugar; viste una gorra con orejeras frisadas para combatir el frío altiplánico. El recorrido empieza por la Sala de astronomía y luego se pasa a la Sala de Arqueo-astronomía. Cuando el clima es favorable la visita incluye observación astronómica a través de telescopios.

En la primera sala existe una serie de cuadros y fotografías relacionadas a la astronomía. Imágenes de la Vía láctea, del Sistema solar y de la historia de la navegación espacial resaltan en medio del amarillo pastel que recubre las paredes. En este espacio también se exhiben telescopios y diseños a escala de la Estación Espacial Internacional que está actualmente en órbita, así como de naves espaciales.

De la Torre es astrónomo de profesión, tiene una especialidad en arqueo-astronomía. Trabajó por más de 25 años en el Planetario Max Schreier y el departamento de Física de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz. “Algunas agencias están incluyendo en sus rutas para quedarse de noche o venir de día a conocer el Complejo astronómico”, comenta De la Torre mientras avanza en su repositorio.

La segunda sala, destinada a la arqueo-astronomía, consta de réplicas de vasijas tiwanakotas y elementos como monolitos, chakanas (cruz andina) e imágenes antropomorfas situadas en mesas cubiertas con aguayos (tejido andino). En las paredes están colgados cuadros con información sobre la orientación astronómica del Complejo arqueológico –situado a 100 metros del lugar– y de la “conexión cósmica” de Tiwanaku.

“Desde la entrada al Templo de Kalasasaya se ven tres estrellas, que son el Cinturón de Orión, y en mayo se puede ver cómo cruzan marcando la época en la que la Pachamama entra a dormir, en invierno”, explica este astrónomo mientras muestra uno de los banners. Una de las ventajas para la observación astronómica en Tiwanaku, arguye, es que no existe luz en los alrededores (como en las ciudades), lo cual permite mejores percepciones.

El precio para los visitantes es de 10 bolivianos durante el día y de 15 a 20 por las noches. En ambas situaciones depende de que el cielo esté despejado (entre abril y septiembre por lo general) para que los turistas se beneficien con el uso guiado de los telescopios. El Complejo Astronómico Andino “Chakana” atiende de martes a viernes de 10:00 a 15:00 y de 19:00 a 21:00. Su director recomienda agendar una cita previa para organizar la visita.

Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos de este portal en plataformas de medios de prensa locales o internacionales, sin autorización previa de la Agencia de Noticias La Región. Solicite información a prensa@periodicolaregion.com 

REVISTA LA REGIÓN